Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

sábado, 18 de abril de 2015

La venda



La venda que tenía sobre los ojos se me cayó hace ya tiempo, tal vez por el peso de las lágrimas vertidas sobre ella. Lágrimas de rabia y de impotencia al constatar cómo se están aprovechando de sus cargos personas en las que tantos ciudadanos incautos habían depositado su confianza. Después de salir a la luz pública una interminable lista de casos de corruptos, de un lado y del otro de la calle, saber de alguno más se ha convertido en parte de la rutina informativa. Rato, un auténtico fuera de serie en Economía, sobre todo en economía doméstica, que pudo haber dirigido los designios de nuestro devastado país, no ha sido el primero ni será el último. En la próxima cita con las urnas sugiero dar el voto a Alí Babá, para asegurarnos que los ladrones solo serán 40. A los que aún conservan la venda, ¿a qué esperan para arrancarla con furia y abrir los ojos como platos…? El espectáculo es dantesco y espeluznante, pero yo prefiero no perderme detalle, a ver si resucita mi capacidad de asombro. A estas alturas, lo dudo.




1 comentario:

  1. Publicado en 'Cartas al Director' del diario HOY el miércoles 22 de abril de 2015.

    ResponderEliminar