Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

martes, 31 de enero de 2012

La vida es una muerte que viene.

     Todo pasa, todo.

     Pasan los días, pasan las crisis, pasan los amores, pasa la tristeza, pasan las oportunidades, pasan las personas por nuestra vida, pasa la juventud, pasa la pasión, pasa la salud, pasa la fe…Cada una de estas cosas pasa de largo sin detenerse a considerar su huella, su marca, su cicatriz, su semilla. Sencillamente pasa. También nuestra vida es un pasar constante.

     Tengo miedo a la muerte, quiero decirlo en voz alta para romper el hechizo de su ofuscación, el pánico que me provoca, el terror de su certera ejecución, la insolencia de su misterio, el vértigo de su gélido aliento. Estoy rodeada de muerte amenazadora y ejecutora a mi alrededor, rozándome con alevosía, produciéndome ansiedad y desasosiego, arrebatando a personas que están en mi entorno cercano, riendo con sarcasmo de mi angustia, regocijándose con mi ansiedad, disfrutando de mi pavor, paseando su infinito poder por delante de mi puerta. La muerte hace omnipresente su existencia irremediable, corroborando su verdad universal como única e inevitable, contundente y cierta por imperativo de las leyes naturales. La muerte me intriga tanto como me aterra. Envidio a quienes la abrazan por acceder a la gran revelación, pero sufro el desconocimiento del gran secreto que tras la muerte se esconde.




     Papá, Leo y Enrique, Mari Carmen, Loli, José Luis, tía Ana, y ahora Chon… ¿Qué ha sido de vuestras almas? ¿Es verdad que hay vida detrás de la muerte? ¿O solo es un espejismo, un mecanismo de defensa de los pobres mortales para resignarse a un destino que conduce a la nada, a la oscuridad, al  vacío, al olvido, al ostracismo, a la putrefacción…?

     Vivir, vivir, vivir hasta el último aliento, como si dispusiéramos de una caprichosa prórroga, concedida por un árbitro maléfico y siniestro. Juguemos el partido rindiendo al máximo de nuestras posibilidades, con valentía, con descaro, con desfachatez.
     Y no pensemos más allá de lo estrictamente necesario, de lo explícitamente demostrable.

     Decía F. Mauriac que “la muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente”.
     Nuestro Antonio Machado, nos donó esta sabia reflexión: “La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos”.
     Y el argentino Borges: “La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene”.

     Hay que hacerse a la idea.




sábado, 28 de enero de 2012

Veratoñoprimavierno


     Enero se despide invitándonos a pasear por sus cálidas tardes, bajo cielos azules y sol cegador.  Las terrazas no han recogido sus veladores de manera definitiva desde el verano. 


     Apenas ha llovido, los almendros florecen y las cigüeñas retornan al reclamo de suaves temperaturas. Todos hablan del cambio climático, algunos, como el primo de Rajoy con escepticismo, y otros convencidos de su existencia con sólidos argumentos científicos. 


     Lo cierto es que las diferencias estacionales se han ido difuminando un año tras otro, casi sin que nos demos cuenta. Sospecho que los chemtrails tienen mucho que ver con ciertas situaciones climatológicas, pero no puedo demostrarlo. A menudo lucen en el lienzo azul celeste como artísticas pinceladas blanquecinas, pero en la firma se ocultan muchos intereses creados. 

video

     Las cuatro estaciones son teoría del pasado. Los “chiripitifláuticos” fueron unos profetas del tiempo cuando cantaron, allá por la década de los 70, aquella simpática canción premonitoria, cuyo estribillo repetíamos con ingenuidad infantil: 

             “veratoñoprimavierno, veratoñoprimavierno…”.   






jueves, 26 de enero de 2012

Habitación interior

                    
                                            HABITACIÓN INTERIOR

     Me he encerrado con llave en esa habitación interior, sin ventanas a la calle, donde se alojan mi conciencia y mis pensamientos más íntimos, durante unos pocos minutos, para escuchar la voz de mi alma recitando sus verdaderos sentimientos, como una letanía. 





     Cabe mucha tristeza en esta habitación sin luz. El suelo está anegado de las lágrimas que no se vierten fuera, y las paredes desconchadas de tanto palo de ciego. Cuelgan del techo los jirones de ilusiones marchitas, y en un rincón reposan lánguidamente amores ya olvidados. 


     Hace frío, y el propio aliento se torna en solitaria energía para impulsar cada latido de un corazón cansado de tamborilear, por la desesperanza y el miedo a un mañana incierto.



     Se oye a lo lejos el eco de una tormenta. Retumba el destino zarandeando esta densa oscuridad.



     Me quedaré un tiempo más, tengo miedo a caer al vacío de la eternidad, cuando la cerradura sucumba al imperativo de una oxidada llave de realidad y se abra la Puerta de las Verdades. 



              En el último momento, necesitaré un cálido abrazo. 

domingo, 22 de enero de 2012

Saltando a la comba

  
     Finalizó el sábado el curso de salto de cuerda organizado por el CPR (Centro de Profesores y Recursos), en el que una veintena de profesores de Educación Física asistió a las clases impartidas por David Redondo Moreno, que se trasladó desde Montilla (Córdoba), para instruírnos sobre la técnica de esta modalidad, muy interesante para aplicarla en nuestras sesiones de clase, tanto en niveles de Primaria como de Secundaria, o en módulos que tienen relación con la actividad física o deportiva.

    
     Lo hemos pasado como niños, hemos aprendido lo inimaginable, hemos sudado la camiseta, y más de uno se ha lesionado, sin mucha gravedad, afortunadamente.

video
  
     He coincidido con una antigua alumna, Lupe, que además formó parte de mi equipo de Gimnasia Artística de competición, en mis primeros años como entrenadora, con la que he compartido saltos y momentos de recuerdo muy agradables. En ese vídeo estamos secuenciando el aprendizaje de doble comba alternativa, nada fácil, por cierto.


     En este vídeo estoy saltando la doble comba con la hija de un compañero, para marcarle el ritmo de salto. Saltar en una doble comba era para mí una ilusión y un gran reto.

video


     Interesante curso, una eminencia en la materia el ponente, y unos inmejorables compañeros. Aquí, saltando tres combas simultáneamente.

video

     Enhorabuena al CPR por este curso. 

   Ya estoy deseando empezar el siguiente...

    

Inspira, espira, suspira

     Inspira, espira, suspira.

     Hoy es uno de esos días en los que sigo porque hay que seguir, por pura inercia, a sabiendas que no voy a ninguna parte. Solo se trata de una prueba de resistencia, de supervivencia. Sufro en silencio, como el de las hemorroides, los fracasos de allegados tanto como los míos propios, que no son tan drásticos, pero a mí me hacen mucha pupa. Hastío, incertidumbre, miedos, desconfianza, agotamiento. Cuando se tienen que atender muchos frentes y no se llega, por más que una se esfuerce, se tira la toalla, y que salga el sol por Antequera. 


     Voy a buscar en el cajón de los medicamentos la píldora del entusiasmo, que se me ha encendido el chivato de “batería baja”. He de replantear algunas cuestiones en mi vida, enderezar el camino de los objetivos, pero es difícil conseguirlo minimizando al máximo los daños colaterales. Puede que lo vea todo distinto dentro de unas horas, así soy yo. Pero en este instante me está aplastando la melancolía, o la tristeza, tal vez la decepción, o es posible que solo se trate de un desaliento pasajero.


     Escribo estas líneas como un desahogo, y no creo ser distinta de ti, que ahora lo lees. ¿Nunca te has sentido como estoy describiendo ahora…?

     Sabía que tu respuesta sería .

     Inspira, espira, suspira.
Alivia un poco. Pero si no hubiese testigos, gritaría hasta quedarme sin voz, y lloraría a mares, sin miramientos en lo ruidoso de mis lamentos, por lo que fue, por lo que no es, y por lo que probablemente nunca será.


     Todo está en mi cabeza. Es una indecencia quejarse por imaginaciones. Pero estoy maniatada, mientras sueño romper mis cadenas. Lo malo del asunto es hacia dónde encaminar mis pasos una vez lograda mi libertad, me asusta no saber dosificar mis sueños, o incluso perderlos en el intento. Tengo vértigo a la incertidumbre, me tranquiliza creer que lo tengo todo bajo control. Y me desestabiliza perder las riendas. 


                                    Domingo de enero vestido de sol.





       Qué lejos quedan las horas muertas de las largas tardes de agosto.


jueves, 19 de enero de 2012

TALLER DE SOLIDARIDAD

                             TALLER DE SOLIDARIDAD

     La filosofía consumista que impera en nuestros días, tan creciente como perniciosa, provoca con demasiada frecuencia el desinterés por las carencias del prójimo. Hay quien piensa, para acallar su conciencia, que ayudar a los más desfavorecidos es cosa de los gobiernos.
     La mayor parte de las veces son las oenegés las que cobran protagonismo liderando acciones humanitarias, allí donde más falta hacen. Estos colectivos se lanzan de cabeza desde el trampolín de la solidaridad y el altruismo, para rescatar de la miseria más cruel al mayor número posible de víctimas de la desigualdad de oportunidades de esta injusta sociedad.




     Taller de Solidaridad es una fundación promovida por las Siervas de S. José, que tiene como fin impulsar la justicia social, la dignidad de las personas y la mejora de sus condiciones de vida, transformando la sociedad y optando por los colectivos pobres y excluidos de mujeres, niños y jóvenes de los países del Sur.
     Realiza su labor a través de proyectos de cooperación al desarrollo y promoción social, que potencian la capacitación y la dignificación del trabajo, así como con campañas de sensibilización y la promoción del Comercio Justo y del voluntariado.


     Sus valores son: la fraternidad universal, la cercanía, la escucha, la empatía; la justicia, incidiendo especialmente en las causas que provocan la pobreza y la exclusión; el compromiso, entendido como implicación, disponibilidad, servicio; y la utopía, la fe en el futuro y la convicción de que es posible un mundo más justo y humano.
     Taller de Solidaridad nació el 21 de septiembre de 2001, y fue reconocida por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales en febrero de 2002. Su espacio de lucha, de conquista, de promoción y de denuncia es el trabajo, que es la auténtica fuente de dignificación individual y el medio, por excelencia, de realización personal. Y su protagonista indiscutible es la mujer, la fuerza transformadora del mundo.



     Se puede afirmar que la pobreza tiene género femenino, lo que inserta a las mujeres en múltiples estratos de discriminación, que dificulta su capacidad para reclamar sus derechos. Son más vulnerables a los procesos de empobrecimiento, aunque los condicionantes de género varían en función del país, la cultura de origen, la clase social o el lugar de residencia. Sirva como ejemplo este dato: las mujeres de los países empobrecidos no poseen ni el 2% de la tierra cultivable, pero producen el 70% de los alimentos, aún cuando sufren 16 veces más probabilidades que una mujer europea de morir en el embarazo o durante el parto.
     A raíz del Plan Estratégico 2010-2014, se puso en marcha la campaña de comunicación: “Mujeres Soñadoras”, porque las mujeres aportan su capacidad de soñar, y Taller de Solidaridad, la oportunidad de hacer realidad sus sueños.



     La sede central de Taller de Solidaridad está en Madrid, aunque es en la sede de Lugo donde se encuentra la importadora de productos de Comercio Justo. Hay asimismo 11 comités locales repartidos por la geografía española: Alicante, Badajoz, Barcelona, Granada, Linares, Lugo, Ourense, Palencia, Salamanca, Vigo y Zamora.
     Los Proyectos de Cooperación al Desarrollo llevados a cabo por Taller de Solidaridad son acciones planificadas que surgen de la iniciativa de un grupo beneficiario, para mejorar una situación de carencia con carácter de durabilidad. Son de tres tipos: 1) De promoción de la mujer.  2) De promoción socioeconómica, como microempresas, cooperativas o proyectos agrícolas. 3) De promoción educativa.
     Los países en los que se están llevando a cabo estos proyectos son: Cuba, Colombia, Nicaragua, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, El Congo, Vietnam y Filipinas. Precisamente en este último país mencionado, Filipinas, se crearon los Talleres de Nazaret, hace ya dos décadas, que dan trabajo a casi 200 mujeres en 6 talleres situados por toda su geografía, como respuesta a la creciente explotación de la mujer allí existente.
     Desde Taller de Solidaridad se trabaja en una campaña de sensibilización para generar conciencias críticas que nos lleven a construir una nueva sociedad civil, con personas responsables y comprometidas.


     Fomentar el voluntariado es otro de sus grandes objetivos. Los voluntarios pueden desarrollar su labor en el área de coordinación, en los comités locales, o viajando a algún destino del Sur para conocer in situ su realidad y poder transmitir su experiencia a la vuelta.



     Me conmovió el relato de un voluntario, que estuvo en una zona en la que sufrieron una catástrofe natural. Contaba que la playa apareció llena de estrellas de mar, abocadas a una muerte segura. Divisó a lo lejos a un hombre que se agachaba a recoger algo de la arena y lo lanzaba al mar, una y otra vez, una y otra vez. Cuando estuvo cerca de él, le preguntó qué pretendía. El hombre dijo que, si dejaba en la arena las estrellitas, no sobrevivirían. El voluntario contestó que había miles, y que acabarían muriendo  todas. A lo que el hombre continuó agachándose, mientras decía: “ésta no, ni ésta, esta otra tampoco…”. Esa es la actitud de quien quiere ayudar en la medida de sus posibilidades, sin desaliento, sin mirar hacia otro lado.




                                 BYE

miércoles, 18 de enero de 2012

Pensamientos que me bullen




      Hoy tengo esa desagradable sensación de estar nadando en una piscina de mediocridad, bajo la presión de una copiosa lluvia de miradas inquisidoras.

      
     De repente me siento ridícula por vivir con énfasis pequeñas rutinas de mi vida diaria, y me angustia la convicción de que ese sentimiento me acompañará para siempre, allá donde vaya, como un guardaespaldas.


     Puede que, inconscientemente, haya cobrado vida en mi interior el patético personaje de una película infumable, lenta de acción y con un argumento incomprensible y absurdo.

        Puede que la noche haga más lúgubres los pensamientos más lúgubres.


     Tras un nuevo amanecer, mi mediocridad quedará enmarcada en un arcoiris que lucirá donde el sol ilumine mi azulado entusiasmo.


     Ya vendrán siniestras sombras a habitar 

     la noche de mis fatigas.

     Volverán los oscuros pensamientos 

     de mi conciencia los lutos a colgar.






lunes, 16 de enero de 2012

Pon un Pericuñao en tu vida.

     ¡Ah, se siente, yo lo vi primero...! Este cuñao es mío, desde tiempos inmemoriales, y no se lo fío a nadie. 


     Es el reportero más dicharachero de la familia: ejerce de cámara en todas las reuniones, pone la voz a los vídeos, encarpeta los álbumes de fotos de cada evento, los envía personalmente a cada miembro interesado, se adjudica el papel de maestro de ceremonias cuando la ocasión lo requiere, y en los ratos libres, trabaja, limpia, cocina, hace la compra,...una joyita, lo que yo les diga.

     Es, como se suele decir, la alegría de la huerta. Una alegría contagiosa, con él las risas y el buen rollito están asegurados.

     Hoy me ha sorprendido con un montaje que me ha dedicado con fotos mías "de archivo", que él acumula de tantos y tantos acontecimientos, familiares y con amigos, en su disco duro. Aquí os lo dejo:

video
     Por si fuera poco, le ha puesto como música de fondo uno de mis temas favoritos, de Jason Mraz. ¡Artista, que eres un artista!

     Es todo un lujazo disfrutar de tu compañía. Y aprender de ti aquello de "al mal tiempo, buena cara".

                                         
      Tu mujer y tus hijos pueden estar orgullosos de ti.

                    ¡Y tu cuñada también!







domingo, 15 de enero de 2012

Dérsir Ares

     Hoy es 15 de enero, domingo. Pero hace 24 años este mismo día cayó en viernes. Yo me fui a trabajar al colegio con normalidad, andando (a veces echando una carrerita), con una barriga cortijera que parecía postiza, y estuve impartiendo las dos primeras horas de clase. Cuando noté indicios del comienzo de la función, me fui caminando a buscar a mi hermana, que se tuvo que duchar, y de camino al Materno nos paramos a comprar un cupón, a saludar a una conocida...sin prisas, vamos. En la primera exploración ya me dijeron que estaba de parto, pero yo no daba crédito, porque no me dolía nada. Teniendo en cuenta que 14 meses antes había dado a luz a mi hijo Enrique, y el recuerdo de tantas horas penosas estaba aún bien presente, no podía imaginar que la faena acabaría en una horita tan corta que casi no me dio tiempo a enterarme. Asomó al mundo a las 17:20 h., con mi ayuda y la de Alberto Cabañes. Por algún motivo que desconozco ninguna comadrona estaba con nosotros en el paritorio, pero ni falta que hizo.

     Creo que nacer ha sido el acto que Alberto ha realizado con más rapidez y precisión en toda su vida. Aquél día Mane estaba en Mérida por motivos de trabajo, y cuando volvió, ya éramos uno más en la familia. Hay que tener en cuenta que 24 años atrás no disponíamos de móviles para estos casos. Pesó 3,600 Kg. y midió 51 cms. Tomó el pecho bastantes meses, y pasó a los purés sin problemas. Eso sí, desayunó biberón con cereales hasta que cumplió los cinco años. 

     Se crió feliz y contento, junto a su hermano mayor y rodeado de una gran familia, con un montón de primos de edad parecida, y siempre destacó por su gran inteligencia.

     Una tata le apodó "Pelo Pincho", y siempre le peinábamos con el pelo de punta.

     De niño siempre fue prudente, buen estudiante, cariñoso y alegre, muy apegado a la familia y buen deportista. En una ocasión ganó un certamen literario con un poema, muy intimista, que fue publicado.

     Le gustaba leer, y aprendió con tres años, teniendo como maestro a su hermano de cuatro. En su mesilla siempre había una pila de libros para leer antes de dormirse.

     Cuando nació su hermano Lu, pasó lo típico del príncipe destronado, y su carácter sufrió algunos cambios, pero el triunvirato se lo pasaba de fábula. A Mane y a mí nos faltaban manos y horas para atenderlos a los tres.

     Eran graciosos, simpáticos, ocurrentes, preciosos, de anuncio, pero a-go-ta-do-res...


     En la adolescencia, Alberto pasó una mala racha académica (¿quién no?), y definió sus gustos y aficiones. Su carácter algo introvertido le hacía pasar muchas horas delante del ordenador desde muy pequeño, por lo cual se decantó por la informática como vocación profesional. También tuvo su momento rapero, compuso un sinfín de temas, dio conciertos en directo, e incluso grabó maquetas que vendió sin dificultad a sus numerosos fans. De esa época surgió el sobrenombre de Dérsir Ares, con el que se le conoce en el mundo artístico.

     Hoy es tu cumpleaños, y este 2012 no podía haber empezado mejor. Tu talento te ha facilitado el primer aterrizaje en el mundo laboral, en una gran empresa y haciendo lo que más te gusta: programas informáticos.

     Ojalá estos primeros seis meses de contrato se alarguen y puedas, poco a poco, ir cumpliendo todos tus objetivos en la vida, profesionales y a nivel personal con tu novia Elena.

           ¡MUCHAS FELICIDADES, HIJO!