Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

martes, 21 de mayo de 2019

Misioneras Siervas de San José

 
De todos es bien sabido que el tiempo es implacable e inmisericorde en su continuo deambular por nuestras vidas. Hace ya casi un año que la Madre Cecilia Marín Torres, Misionera Sierva de S. José -monja josefina, para que nos entendamos- nos dejó huérfanos de su presencia a los que dedicamos tantas horas de “trabajo, fe y amor” en los pasillos y en las clases de nuestro querido colegio Sagrada Familia. Se nos fue una figura emblemática de nuestra comunidad educativa, pero que también supo integrarse magistralmente en la sociedad pacense durante décadas, sin perder un ápice de su incuestionable orgullo de raíces granadinas. 
 

Da vértigo echar cuentas del número de alumnos que pasaron por sus aulas, bebieron de su arte, se deleitaron con su timbre de voz y se quedaron admirados de su sorprendente memoria, capaz de recordar nombres y apellidos, profesiones, sucesos y anécdotas arrinconadas en el túnel del tiempo del Badajoz del s. XX, mejor que cualquier nacido aquí. 


Cuando la Madre Cecilia se trasladó con sus pinceles al cielo de los artistas, su pequeña comunidad religiosa, compuesta por monjas de edad considerable, se disolvió. Cada una de ellas emigró, con sus escasas pertenencias, a otros puntos de la geografía española donde aún viven monjas de la misma congregación. Y nuestro veterano colegio, regentado por ellas durante casi un siglo en suelo pacense, pasó página para siempre y las despidió entre sollozos, asumiendo el profesorado seglar la enorme responsabilidad de continuar el proyecto que ellas lideraron: con la entrega, la generosidad, el ideario y los valores que nos han legado.

 

Los que hemos cogido ese relevo estamos fuertes, preparados, ilusionados, esperanzados. Sentimos el abrazo y el aliento que nuestras monjas nos hacen llegar, directos al corazón, para que honremos el recuerdo de todas ellas y de la educación que nos inculcaron. El espíritu de las Siervas de San José sigue vivo en nosotros, y cumpliremos fielmente sus directrices, para que los alumnos venideros sean testimonio de vida de la alegría del Evangelio que llevamos por bandera, generación tras generación.


Desde estas líneas reivindico un homenaje especial de la ciudad de Badajoz a estas religiosas, que tanta huella han dejado en su memoria colectiva.

lunes, 20 de mayo de 2019

Este 2019 también "Vuelo..."


El sábado pasado se presentó en la XXXVIII Feria del Libro de Badajoz la nueva edición de "El Vuelo de la Palabra", una antología de cuentos y otra de poesías, en la que participan escritores noveles junto a escritores con obras publicadas.


Vuelvo, un año más, a formar parte de este nutrido grupo, haciendo doblete con poema y relato. No es el primer año que ocurre esta circunstancia, así que estoy feliz de haber pasado el filtro de un exigente jurado.

 
Llevo tiempo pensando en publicar algunos de mis escritos, (relatos, poemas, opinión), más que nada por tenerlos organizados y recogidos. Mientras tanto, me satisface ver editada una mínima parte de ellos, aunque sea en antologías compartidas.


Para leer ambas obras seleccionadas, os dejo los enlaces de este blog donde están los post correspondientes.




                      ¡Hasta pronto, amigos!


lunes, 13 de mayo de 2019

Las Pepastodascompis 2019


Teniendo en cuenta que empezamos Bachillerato en 1970, nuestras vidas comenzaron a entrelazarse hace casi medio siglo. Sigamos haciendo cálculos: acabamos 6º en 1976, y ahí comenzamos a dispersarnos, puesto que en el colegio no podíamos cursar COU. 
25 años más tarde celebramos las "Bodas de Plata" de nuestra promoción, en 2001, lo que supuso un reencuentro para muchas. Y desde aquel momento, no hemos desperdiciado ni una ocasión para quedar. Unas veces para comer, otras para un simple café, y siempre están algunas de guardia para ejercer de anfitrionas cuando viene a Badajoz una compañera que vive fuera. 



En esta quedada todo estuvo a favor: el lugar de reunión, el espléndido día y las ganas de vernos, reírnos a pierna suelta, contarnos cara a cara lo que no decimos en el chat, comer, beber, pasear al aire libre...




Como si el tiempo no hubiera pasado, como si estuviésemos pasando un recreo de cualquier día entre semana.


Tere, nuestra "Boti" favorita, nos mandó un vídeo de recuerdo de esta quedada pepil, que da idea de lo bien que lo pasamos cuando estamos juntas.


                          
                          ¡Vivan las Pepas!




domingo, 12 de mayo de 2019

Sevilla, ¡qué maravilla!


Hacía años que no me dejaba caer por Sevilla por estas fechas. Este año la feria de abril se ha celebrado en mayo...


Entre amigos todo sabe mejor: las visitas guiadas, los paseos, el pescaíto, los rebujitos...


De día o de noche, es un gozo para los sentidos mezclarse con su gente, que lo vive y lo transmite a todo el que llega.




Me hacía mucha ilusión bailar sevillanas, y pude hacerlo con un sevillano de nacimiento, aunque apenas teníamos espacio para movernos, tal era la cantidad de gente que entraba constantemente en la caseta.  



Mane y yo fuimos al portal del piso de estudiantes último que ocupamos cuando estudiábamos allí, ¡qué buenos recuerdos!


Estoy deseando volver el año que viene. 


jueves, 9 de mayo de 2019

Contrario sexagenario.


Lo engañé totalmente. En teoría nos íbamos a reunir con nuestros hijos, pero estaban compinchados sus hermanos y un grupo de amigos para darle una sorpresa en su cumpleaños. Cayó en la trampa como un pardillo, pero disfrutamos la efeméride de una forma especial y entrañable.


Es una cifra rotunda, que no debe pasar desapercibida en la vida. Hay que marcarla a fuego en el recuerdo.


El día acompañó, además de nuestros hijos...


Hermanos y cuñados...



Algunos sobrinos...


Y un puñado de buenos amigos (aunque solo posamos las féminas...)



Mil gracias a todos mis cómplices para hacer pasar a Mane un día inolvidable. Lo pasamos estupendamente.







viernes, 19 de abril de 2019

Al pan, pan...



 Silencios y palabras

En pleno s. XXI, somos más esclavos que nunca de nuestra manera de expresarnos. Nuestros lectores o interlocutores podrán tacharnos, al más mínimo desliz, de racistas, xenófobos, machistas, feminazis…, y colgarnos una etiqueta de la que difícilmente podremos zafarnos. El que se atreve a llamar a las cosas por su nombre, amparado por la libertad de expresión, corre el riesgo de ser acribillado con agresivas críticas, si bajo el criterio de otros no ha sido políticamente correcto. Únicamente en círculos reducidos de familiares o amigos, más tolerantes y comprensivos con nuestros puntos de vista, tendremos la oportunidad de manifestar con sinceridad nuestras opiniones sobre temas de distinta índole, sin temor al ensañamiento que suscitaríamos en ámbitos más públicos, como las redes sociales. 

 
La cita del filósofo griego Aristóteles es una invitación a la prudencia para evitar males mayores: “El hombre es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”. La actualidad que nos engulle está llena de contradicciones, de peligros, de poderosos manipuladores que nos mueven con hilos de intereses ocultos; y la información auténtica y al servicio de la verdad agoniza, con más frecuencia de la deseada, bajo una pesada losa de monedas de curso legal. 


Me retiro, haciendo mutis por el foro, no sin antes confesar que extrañaré la columna de D. Manuel Alcántara, maestro de maestros, comprometido con su labor hasta el último de sus días, que se lleva su fina ironía, envuelta con el humo de su cigarrillo, al cielo de los poetas, que es como a él le gustaría que se le recordara. “Y morirme de repente /el día menos pensado. / Ese en el que pienso siempre”.



lunes, 15 de abril de 2019

XXIII ESTAMPAS del XV



Recopilación de veintitrés poemas bajo el título "ESTAMPAS", escrito en 2015.


Estampas I: Llueve
Estampas II: En segunda persona
Estampas III: Ella.
Estampas IV: Aquella noche.
Estampas V: El humo de su sombra.
Estampas VI: Cosecha de espinas.
Estampas VII: El banco.
Estampas VIII: Cuenta atrás.
Estampas IX: La luna llena.
Estampas X: La incierta agonía del punto suspensivo.
Estampas XI: Paseando por el asfalto.
Estampas XII: Primavera gris.
Estampas XIII: Frío.
Estampas XIV: Tras el trece.
Estampas XV: Luz de espuma.
Estampas XVI: Silencio azul.
Estampas XVII: Bosteza la mañana.
Estampas XVIII: Invierno.
Estampas XIX: Dicotomías.
Estampas XX: Cielos de agosto
Estampas XXI: Estribillos de coral.
Estampas XXII: La voz de la poesía.
Estampas XXIII: Mil palabras.




Con todo cariño,
                          Maribel.


Tras el trece



Mercurio por testigo

Cae, como un lejano retazo de historia, 
esa lágrima de carbón que escribe tu nombre, 
que huye acobardado en el revés de lo cierto. 
Esparzo sobre el blanco lienzo
la tinta de la traición que enfanga mi tristeza,
que explota en el mismo corazón de mi poema,
desafinando mis versos,
jirones de emoción descerrajada. 

Ya no pasearemos de la mano
por el mar de los sueños,
ni nos leeremos los labios
en la penumbra del silencio compartido. 
Descansaré en la ignorancia,
creeré mis propias mentiras,
desapareceré sumisamente 
arrastrada por la corriente de la rutina. 

Puede que me ahogue en ese río de besos que 
guardé en la esquina del tiempo, 
con Mercurio por testigo. 
Abrigaré la esperanza de izar algún día 
la bandera del amor en la cúspide de esa torre
que perdió su verticalidad, a punto de convertirse,
como tus caricias, 
en escombros de papel.   

Quisiera convertir en luz tu alma de escarcha. 

Busco la palabra precisa que te defina, 
escarbando la tierra que abono en la 
plaza de mi soledad, 
y solo consigo emborronar
tus renglones torcidos de desengaño.