Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

martes, 30 de diciembre de 2014

2014, un año black



A enemigo que huye, puente de plata. No sé si el 2014 huye o simplemente se retira, pero está claro que se merece alfombra roja, con la condición de que no vuelva a aparecer nunca más. Doce meses negros en los que hemos conocido los peores capítulos de nuestra historia democrática; habría que echar mano de la hemeroteca para recordarlo todo. Aunque, bien pensado, mejor dejar que todas las desgracias caigan en el olvido. Puede que España salga de la crisis en este año que estrenamos, dice Rajoy, pero es posible igualmente que se trate de otra de sus mentiras, a estas alturas ¡qué más da! 


Cuando suene el último cuarto en el reloj de la Puerta del Sol, el universo se detendrá por un instante, frenando en seco, los alientos se congelarán, y las burbujas de los deseos por un mundo mejor flotarán entre las miradas esperanzadas de las almas sencillas. 


Todos: jóvenes, niños, ancianos, sanos y enfermos, felices y apesadumbrados, ricos y pobres, enamorados y taciturnos, soñadores y envidiosos, los del norte y los del sur, poderosos y resignados, luchadores y pusilánimes, banqueros, ladrones, altos, bajos, guapos, feos, todos comenzamos la carrera de fondo de 365 días. 

                      Ojalá el año 2015 se vista de color pink. 

Mi 1ª San Silvestre





Hace 11 meses corrí por primera vez en mi vida una carrera, hace 3 meses la segunda, y el domingo 28 la 3ª. Apenas he entrenado, y últimamente no estoy tan en forma, porque dejé de ir al gimnasio antes del verano, pero aún así he recorrido los kilómetros de cada una hasta cruzar la meta. Mi voluntad no me ha abandonado, por duro que me haya resultado el esfuerzo.



La S. Silvestre pacense 2014 ha sido un éxito de convocatoria: cerca de 3000 corredores solidarios mezclando deporte y diversión, dando color a las calles del Casco Antiguo de Badajoz con sus alegres disfraces.



Me encontré con muchos conocidos, alumnos, ex alumnos, padres y madres de alumnos, compañeros de trabajo, amigos y conocidos. Inmortalicé el momento con mi querida Teresa, que siempre está donde la necesito... Bueno, en realidad fue Alfonso el que nos hizo la foto, siempre tan atento.


Al final de la carrera hubo entrega de premios y sorteo de regalos con los números de los dorsales. El ganador absoluto de la prueba fue Jonathan, antiguo alumno mío en Primaria en las Josefinas. Vino a darme un beso en cuanto me vio y me contó cómo le va la vida. No puedo evitar sentirme orgullosa como una madre cuando les veo crecer, madurar y lograr poco a poco sus sueños.



Cuando llegué a casa me sentía pletórica, satisfecha de conseguir vencer mis inseguridades, contenta de tener vitalidad suficiente para superar la pereza, feliz por poder mezclarme con gente que ni siquiera conozco, pero a la que me siento afín en algunas prioridades de la vida.



Hoy el día me tenía reservada otra sorpresa relacionada con la S. Silvestre: salgo en la portada del diario HOY y en la de La crónica de Badajoz, entre los participantes, a punto de dar la salida. 



Ahora, a preparar la siguiente, que será mi segunda "Vuelta al Baluarte". Pero eso será objeto de otro post en su día. 


                                ¡BYE!


sábado, 27 de diciembre de 2014

Pastel de carne



Uno de los platos favoritos de mis hijos desde que eran chiquininos: pastel de carne.


Es muy sencilla, tres capas: patatas fritas tiernecitas (como para tortilla), en medio carne picada de ternera (o de cerdo, o mixta) y la capa de arriba otra vez patatas. 


La carne la preparo friendo ajito picado, le doy unas vueltitas, le añado sal, nuez moscada, perejil picadito y lo riego con vino generosamente, hasta que lo embebe. Cuando están las tres capas en la fuente, le marco unas rayas con un tenedor y rocío por encima con huevo batido. 


Se mete en el horno caliente, a 180 grados unos quince minutos, hasta que lo veas doradito.

                               ¡Et voilá!

lunes, 22 de diciembre de 2014

La cuerda de los deseos


Es verdad que los tiempos no se prestan a hablar de asuntos agradables, porque tenemos en bandeja temas tan escabrosos como la corrupción, el terrorismo islámico, el paro, la pederastia en la Iglesia, los desahucios, la violencia de género o la miseria en tantas y tantas familias. Es necesario hacer un auténtico esfuerzo para destacar alguna información positiva, alguna noticia amable en algún medio de información. La lotería de Navidad tampoco nos ha querido tocar con su varita mágica, no somos Antonio ni Manuel. Pero sigue habiendo cosas por las que vale la pena mantener la ilusión. 



Una de ellas es una estupenda idea que fue iniciativa de Nati, la dueña de una tienda de moda, “Par de Dos”, que se encuentra en el Centro Comercial Las Vaguadas. Se le ocurrió tender una cuerda entre los dos árboles que se encuentran frente a su fachada: la llamó “la cuerda de los deseos”, porque de ella cuelgan tiras de papel con deseos escritos por  todo el que quiera. 


Se pueden leer deseos clásicos, como Salud, Trabajo, Paz, Amor, y otros muy entrañables, como “que mi abuelito se ponga bien”, “que se quieran papá y mamá”, “que se cure el cáncer”… Ha sido tal el éxito, que la cuerda se ha convertido en “la senda de los deseos”, y da la vuelta entera a la plaza, porque todos los establecimientos han secundado la iniciativa. 



Mi deseo para 2015 es que los diarios den más noticias agradables.  Voy a colgarlo en la cuerda de Nati



viernes, 19 de diciembre de 2014

Flan de turrón






Hoy he preparado "Flan de turrón" según receta del grupo. Sencillo y no necesita mucho tiempo ni ingredientes especiales.

-Sobres de flan de 8/10 raciones.
-Un litro de leche.
-Un brick pequeño de nata para cocinar.
-Una tableta de turrón blando.
-Caramelo líquido.
-Virutas de chocolate de colores para adornar.

He puesto la leche en un cazo, y he disuelto los sobres de flan en frío. He desmenuzado en pequeños trozos el turrón y se los he incorporado también. Se pone a fuego lento, removiendo de vez en cuando, y cuando rompe a hervir, se incorpora la nata, sin dejar de remover. Al hervir de nuevo, se aparta.

Se vierte el flan en un recipiente con el fondo lleno de caramelo líquido, y se deja enfriar en la nevera. Al cabo de unas horas, se voltea, se adorna y se degusta, saboreándolo con sumo placer...

No sé si es pecado o simplemente engorda, una cosa o la otra. No todo es perfecto...


                         ¡BON APPÉTIT!




lunes, 15 de diciembre de 2014

Huir


Cogería el coche y huiría lo más lejos que pudiese. No sé en qué dirección, ni siquiera estoy segura del motivo. No quiero ni pensarlo, me da pereza. Solo escapar, regocijarme en el trayecto de ir a alguna parte, a donde sea, pero muy lejos. Y quedarme en ese lejano destino hasta la vuelta al colegio en enero, aunque haya que subir la cuesta. 
Sola, sin ruidos, sin luces de colores, sin risas postizas, sin amabilidades forzadas, sin copiosas comidas, sin obligados regalos, sin modelitos de fiesta, sin ebrios ocasionales y no tan ocasionales en mi entorno, sin tópicos odiosos. 


Sola, para dar largos paseos, o correr para seguir huyendo, asistir al amanecer, bailar bajo la lluvia, llorar ante el crepúsculo, leer un buen libro, escribir unos versos, gritar al infinito, volar sobre una nube, soñar una locura, reír sin miramientos, alimentarme de silencios. 
Huir. Huir de protocolos, de cumplimientos, de imperativos sociales, de despilfarros, de hipocresías, de frivolidades, de injusticias, de escenarios de miserias. Huir como la cobarde que soy. 



sábado, 13 de diciembre de 2014

La crisis ya es historia



  
Estimado D. Mariano:
 
Tenía pensado escribirle antes esta carta, pero estoy muy ocupada con el trabajo, ya sabe usted, cada vez más horas y menos sueldo. Y además las faenas domésticas, siempre de un lado para otro, allí donde estén las mejores ofertas para llenar la nevera, y atendiendo mi casa, que hace ya años renuncié a las ayudas externas por culpa de la maldita crisis. Menos mal que, según sus últimas declaraciones, ya ha pasado y éstas serán las primeras navidades de la recuperación.   


Voy a mandar un whatsapp a mi hijo, el que trabaja en Inglaterra, para que se venga inmediatamente, que estamos en la vanguardia de la recuperación en Europa y él no se ha enterado todavía. Se fue cuando la depresión hizo acto de presencia, tras varios intentos por abrirse camino en el precario mercado laboral, después de unas cuantas experiencias frustrantes. Y avisaré igualmente a mi hijo pequeño, que cursa estudios universitarios en Sevilla, para darle la grata noticia, que ya casi es seguro que no tenga que volver a casa sin terminar la carrera, porque la crisis ya es historia. El mediano de mis hijos se alegrará como sus hermanos; él sí trabaja, en cuanto cumpla unos cuantos trienios, si no le afecta un ERE, conseguirá por fin ser mileurista, y es muy posible que antes de llegar a cuarentón pueda incluso independizarse. Menuda alegría. 


Y yo aquí, abrigada como un esquimal, porque “murió” la caldera y no he podido habilitar un presupuesto para sustituirla. Pero, bueno, de aquí a nada primavera otra vez, solo es cuestión de unos meses. No sabe lo contenta que me he puesto. Voy a tirar la casa por la ventana, un día es un día. 


Bueno, D. Mariano: que pase usted unas dulces y placenteras vacaciones, y que celebre la buena nueva con jamón, marisco, turrones y vino del bueno, usted que puede. Que yo tengo un poco alto el colesterol y además no quiero perder la figura.

Un saludo,
                   Maribel Núñez Arcos.