Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

sábado, 24 de septiembre de 2016

150.000 visitas



Gracias a todas y cada una de las 150.000 visitas que han pasado por el blog en los últimos cinco años. Ha sido un placer para mi recibiros en el salón de Maribelandia. Os invito a una porción de tarta para celebrarlo.




                 Os espero cada día con los brazos abiertos.

martes, 20 de septiembre de 2016

Escaño 301



Soy senadofóbica, lo confieso. 
Antes el Senado era como un pintoresco cementerio de elefantes al que iban a parar los políticos acabados, y ahora es un confortable refugio de mangantes, que gracias a su privilegio y condición de aforados, pueden escurrirse entre los dedos de la injusta justicia. Rita, últimamente apodada “la cantaora”, aunque estemos todavía a la espera de su particular concierto, no solo se blinda ante la ley como senadora, es que además tiene la desfachatez de permitirse no asistir a su obligada presencia en su nuevo escaño 301, pero no renuncia a cobrar íntegramente su sueldo de cinco mil euros mensuales. 
Puede que se haya cogido una pataleta porque sus amiguitos la han invitado a abandonar el partido y se ha visto relegada a integrarse en el grupo mixto, y a lo mejor no le gustan sus vecinos de asiento, o sencillamente se diga: “hoy no me quiero levantar, porque yo lo valgo”. Como quiera que sea, esto es lo que hay. 
Ajo y agua. 



viernes, 16 de septiembre de 2016

Adiós, verano, adiós





Ya en estos primeros días de septiembre, después de haber renovado el fin de semana el colorcito dorado adquirido durante todo el mes de agosto, alguien me ha escupido sin miramientos: "qué mala cara tienes..."





No quiero ni pensar qué me dirá esa misma persona cuando pasen dos meses, con el cansancio acumulado de la rutina obligada, y el color verde aceituna aflore a mi cutis, entristeciéndome el gesto.





Para entonces los días de luz serán un vago recuerdo, y las horas muertas un espejismo.




Será necesario recurrir a las imágenes de archivo para revivir alegrías y remover las emociones estivales.



Largo será el sendero hasta alcanzar de nuevo la octava hoja del calendario, para poder rozar suculentas porciones de felicidad con la punta de los dedos.




Es tiempo de melancolía, de arrastrar con penuria las cadenas que nos oprimen el paso, castigados con trabajos forzados, cobijados bajo un tibio manto de austeridad otoñal.





Aguardaré, como guarda una novia la ausencia, el nuevo solsticio de verano, para desnudar nuevamente mi cuerpo y mi alma ante el gélido abrazo de azul y de sal.


sábado, 10 de septiembre de 2016

YA



                                    
Ya no se oyen los lamentos,
buena amiga,
se callaron los dolores.
Murieron los sufrimientos,
infinita letanía,
huyeron los sinsabores.
No lloverá más tristeza,
ni alegría,
ni tronarán desamores.
Se apagará la agonía,
sin rebeldía,
se olvidarán los errores.
No iluminará la luna,
argentada,
tus noches con sus temores.
La paz ya cubre tu alma,
desolada,
con un sueño entre algodones,
en un jardín de sonrisas
esbozadas
entre abrazos de colores.
Ya no se oyen los lamentos,
buena amiga,
se callaron los dolores.


                      A Chechu, 10 de septiembre de 2016.






martes, 6 de septiembre de 2016

Pediculosis



Los escolares están a punto de comenzar las clases. Además de alumnos y profesores, otros personajes menos deseados están también en la rampa de salida. Los piojos son incondicionales cada nuevo curso escolar. La pediculosis se ha convertido, de un tiempo a esta parte, en una afección tan asumida como la gripe o la varicela, pero puede llegar a ser más antipática y embarazosa, hasta convertirse en una auténtica pesadilla. 


Los piojos de antes eran analfabetos, los de ahora sacan buenas notas porque aprovechan el curso de principio a fin, como el alumno más aventajado. Ocupan sus cabezas desde el primer día de clase y, como mucho, se permiten viajar de una a otra para justificar su disponibilidad orgánica. Ya me contarán ustedes de dónde salen estos bichitos para asentar sus colonias en los colegios, creciendo y multiplicándose en progresión geométrica, como si no hubiera un mañana.


Yo tengo mi propia teoría sobre esta planificada epidemia, que cada cual reflexione y saque sus conclusiones, sin perder de vista quién obtiene pingües beneficios de la venta de remedios para combatirla. Nada tan eficaz como una alarma sanitaria bien publicitada para vaciar la rebotica de fármacos.