Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

domingo, 26 de junio de 2016

Con Dios y con la Patria





He culminado otro gran capítulo de mis obligaciones maternales: dotar a mi tercer hijo de las herramientas académicas necesarias para que emprenda el vuelo hacia su futuro profesional.



Fuimos a acompañarle en un día tan especial como el de su graduación, todos excepto su hermano Alberto, que no pudo por motivos de trabajo.


Sevilla es siempre un destino agradable, aunque solo se vaya de paso. A Mane y a mí, que estudiamos en la ciudad hispalense, nos trae preciosos recuerdos. y cruzar el Guadalquivir por cualquiera de sus puentes, un gustazo.

 
Definitivamente, un día emocionante para todos. Estoy muy orgullosa de mi hijo y le deseo lo mejor, lo que le haga sentirse útil, realizado y feliz. 


Me retiro, que estoy llenando de babas el teclado. Satisfecha de haber cumplido con creces con Dios y con la Patria.




                                   CLIC
 

miércoles, 8 de junio de 2016

Siete vidas



Hay quien nace con estrella y quien nace estrellado. Bien seguro de esta afirmación debe estar el joven granadino de 24 años que ha ingresado en prisión, por haber gastado 80 euros con una tarjeta clonada por alguien de su confianza, que le engañó cuando acababa de cumplir los 18. En los 6 años transcurridos desde entonces este joven no ha vuelto a delinquir, y ganaba un sueldo trabajando honradamente. Yo no justifico su delito, tanto si fue la gamberrada de un niñato como si lo hizo por ignorancia, o incluso hubo algún delito más, pero la Justicia ha sido lenta y la condena absolutamente desproporcionada. ¿Cinco años de cárcel por 80 euros…?  No puedo por menos que acordarme de sujetos como Blesa, imputado por concesión de créditos irregulares y la dudosa compraventa de un banco, disfrutando de la vida después de anular la Audiencia Provincial su causa, tras 15 míseros días en prisión. O los miembros del clan Pujol, familia presuntamente corrupta e incapaz de dar explicación coherente a la titularidad de jugosas cuentas corrientes en multitud de paraísos fiscales, viviendo su día a día como si tal cosa. O Rato, ministro de Economía en el gobierno de Aznar, director del Fondo Monetario Internacional, director de Bankia, que fue detenido y puesto en libertad acusado de fraude, alzamiento de bienes y blanqueo de capitales, moviéndose a su libre albedrío. Y tantos y tantos otros, que para pagar sus fechorías entrando en prisión necesitarían al menos 7 vidas, como los gatos, si los juzgaran con la misma vara de medir que han usado con el muchacho granadino



lunes, 6 de junio de 2016

La perrita del lazo rojo

 
Esta historia no es nueva. Se repite cada año cuando se acercan las vacaciones, pero no por repetida es menos cruel. Las mascotas pasan a segundo plano cuando los planes son lo primero. Y los desaprensivos son capaces de deshacerse del pobre animalito en cuestión con maquiavélicas maniobras. El jueves pasado apareció en mi jardín correteando y jugando alrededor de los que estábamos, reclamando nuestra atención. Había aprovechado que la cancilla estaba abierta, y entró con la ingenuidad y la falta de malicia de una cachorrita. Llevaba correa al cuello, de la que colgaba un coqueto cascabel rosa, y parecía haberse escapado a juzgar por la rotura del enganche. Luego nos dijeron que los desalmados suelen utilizar esta técnica para justificarse en caso de ser descubiertos. 
  
 
Mi hijo la sacó a la calle para dejarse ver, pensando que sus dueños podrían estarla buscando, cuando un vecino la reconoció y contó que vio cómo una pareja montada en un Toyota Yaris gris la bajó del coche, y escapó seguidamente. Al principio muy despacio, mientras la perrita corría desesperada detrás de sus maléficos dueños, pero tras unos metros aceleraron y la dejaron atrás, con una crueldad que deseo prueben alguna vez en sus carnes. Esa noche durmió en casa, comió, bebió, y recibió afecto. Al día siguiente la examinó un veterinario para comprobar si tenía chip, que no llevaba, y desparasitarla. Desde ese momento se le buscó familia de acogida a través de las redes sociales, el post fue masivamente compartido, y hasta que vengan a buscarla el viernes, la tenemos en casa. Es cariñosa, dócil y obediente. Mi hijo le puso un lacito rojo al cuello, pero no tiene nombre. Si se lo pusiera, ya no sería capaz de romper el hechizo de amor que lanza con su dulce mirada.