Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

sábado, 30 de agosto de 2014

Despedida





Despedida

Huele a adiós, a despedida
de largas tardes sin prisa.

Deposito con primor
entre nácares y brisa,
nostalgia y noches de amor,
mi recuerdo en tu cornisa,
La Antilla de mi corazón.

Me voy con una sonrisa,
grandes reservas de sol,
un envidiable color,
un amigo del copón
y polvo en el parabrisas.

Se escuchan ecos lejanos
de horarios, hojas caídas,
olor a tierra mojada,
emociones reprimidas,
frío, toses destempladas,
turrones, garrapiñadas,
Navidad y algarabía.

Un nuevo curso comienza,
un viejo ciclo termina,
es la historia interminable,
es la noria de la vida.

Agosto de 2014.





jueves, 28 de agosto de 2014

Rendir cuentas



Nos estamos peligrosamente acostumbrando a conocer nuevos casos de personalidades públicas que se lo llevan calentito. Nuestro disco duro se va quedando con los casos más recientes, y para rememorar los anteriores es preciso recurrir a las hemerotecas. Pero en nuestro arrasado país nadie rinde cuentas. 



Es cierto que algunos ilustres amigos de lo ajeno han probado el menú de las cárceles españolas, pero que alguien me refresque la memoria, no recuerdo que alguno de ellos haya repuesto todo lo birlado. 



En cuanto a promesas electorales se refiere, tampoco nadie se da por aludido para apechugar con lo dicho. Ya empiezan a allanar el camino los aspirantes a ocupar algún cargo público, con más cuentos que Cortázar, ahora que empiezan a sobresalir las orejas del lobo de las elecciones. 



Se ponen sobre la mesa asuntos clásicos, y otros de nueva incorporación, para intentar captar votos. A los ciudadanos de a pie nos van creciendo las tragaderas de manera incontrolada, como los tumores malignos, y este cáncer social va a aniquilar todas nuestras defensas. 



Rendir cuentas por pecados de palabra, obra u omisión, asumiendo responsabilidades, debería convertirse en un ejercicio periódico y obligado para los poderosos, pero es, de momento, un sueño inalcanzable en nuestra piel de toro.

martes, 26 de agosto de 2014

Cuando te has ido


Envuelta en el silencio de un pueblo dormido,
mirando el horizonte, de azules preñado,
rumio las horas de un reloj acompasado
al tambor de mi corazón, cuando te has ido.

Mi piel memoriza caricias en el nido,
mis labios evocan tus besos perfumados,
mis pechos te lloran, de miel embadurnados,
mis versos van trenzando tu aliento y el mío.

Llenaré mis minutos de paz y poesía,
soñaré tus abrazos hasta tu regreso
cogeré de la mano la noche y el día,

contaré las estrellas con gran embeleso,
y a la luz de la luna, madrugadas frías,
serán fiel testigo de todos mis sueños.



Lunas de agosto




LUNAS DE AGOSTO

Arropada por la brisa mastico
los minutos que muerden
nuestra distancia a dentelladas,
para amarte sin tiempo
en mis lunas de agosto, recorriendo
tus dunas de arena inmaculada,
despertar con el dulce
sabor de tus besos en el silencio
de cada madrugada,
y volverte a soñar contemplando
el azul inmenso, en la siesta
de una mar en calma,
o subida a lomos de una estrella
errante que pasea mis fantasías,
entre luces y sombras de la noche cerrada,
hasta que, inmisericorde,
como cada día,
nos sorprende el alba.


jueves, 21 de agosto de 2014

Solo mía

                                         
                                                    SOLO MÍA

Hoy has sido solo mía durante algunos minutos. Al que madruga, además de arrugarle, Dios puede concederle privilegios, como este sentimiento de propiedad consentida, parecido al de los enamorados, que he saboreado a primera hora de la mañana. 


Me he dejado abrazar por tu gélido tacto, envuelta en azules indescriptibles, en comunión perfecta, del mar y del cielo. Creo que podría pintar de memoria en un lienzo la fuerza creciente de tu vaivén en su camino, hasta sembrar de espuma la orilla.


Comienzan a florecer sombrillas de colores, irrumpen en tu dulce melodía las risas de los niños. Llega el momento de la retirada, con una mirada cómplice, y los latidos de un corazón apasionado.


                                                           CLIC

martes, 19 de agosto de 2014

Del Cabo de Gata al de Finisterre


Me quedo estupefacta al leer que todos y cada uno de los españoles estamos condenados a pagar 21.400€, nos cueste los sacrificios que nos cueste. En mi familia, que somos cinco, tendremos que aportar 107.000 euritos de nada, para “ayudar” a pagar la deuda asumida por las administraciones públicas, o por quien sea, a mí que me registren. A la banca no le faltó su “ayudita”, pero a nosotros ¿quién nos echa un cable…? 



Las políticas económicas de austeridad no han hecho más que acentuar las desigualdades. Ha aumentado la deuda (más del 70% en los últimos años), ha subido el déficit, el fraude fiscal supone un 25% del PIB, y emigran nuestros dineros a Suiza y otros paraísos, y nuestros hijos a un futuro incierto y lejano, con todos sus títulos académicos en el equipaje de mano. Reviso sistemáticamente todos mis tickets de compra, así que, en este caso, exijo una factura detallada de lo que me obligan a pagar, sin haberlo siquiera disfrutado, y seguidamente que me traigan el libro de reclamaciones. 



Del Cabo de Gata al de Finisterre, los españolitos ¡a pagar lo que se debe!