Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

lunes, 31 de diciembre de 2012

LO POSIBLE


     Se va para nunca volver, grabando en la memoria colectiva argumentos suficientes para querer desterrarlo al  olvido. Sin embargo, 2.012 nos ha dejado en herencia también hechos que nos permiten seguir creyendo en la bondad del ser humano: las movilizaciones ciudadanas para evitar muchos desahucios anunciados; la oleada de solidaridad con los bancos de alimentos, que hacen llegar a los más desfavorecidos lo necesario para sobrevivir; la facilidad con la que hemos agudizado el ingenio para sobrellevar las actuales carencias; la capacidad de adaptación a los tiempos que corren, que hemos despertado del letargo; la recuperación de costumbres ecológicas como ahorrar agua, electricidad, combustible o reciclar sistemáticamente toda la basura. También conseguimos triunfos: un triplete con “la roja”, plata olímpica en baloncesto y Nadal su séptimo Roland Garros. 


      Estamos padeciendo el efecto tsunami: las aguas se retiraron dejándonos disfrutar de una playa paradisíaca, hasta que la gran ola arrasó todo lo que encontró a su paso. Tengo fe en que todo volverá a su sitio, entre mareas verdes, blancas y barcos que emigran a tierras prometidas. 

video

     Despojemos de la hojarasca las cosas hasta hacerlas cómicas, como aconsejaba Mingote, y si nos preguntan cómo estamos, respondamos al estilo de Miliki: “¡biennn!”





                             ¡Feliz 2.013!



viernes, 28 de diciembre de 2012

Amigo invisible

     En Nochebuena, además de compartir cena con los hermanos de Mane, sus parejas y toda la prole que sumamos entre todos, llevamos a cabo, como en años anteriores, la entrega de regalos al amigo invisible. Hace unos días quedamos a tomar café con objeto de sortear los papelitos en los que figuraban los nombres de todos y cada uno de los participantes, 18 en total. En esta ocasión han faltado los tres hijos del hermano mayor, Leo, fallecido en 2.001, pero ha asistido Carmen, la novia de mi hijo Enrique, que se sumó a la reunión después de cenar con su familia.

               A mí me regaló Enrique y a él le regaló su primo pequeño Luis.


 A Alberto le regaló su prima Marta, y él hizo un regalo a su tío Alonso. Lu regaló a su primo Sete, y a él le tocó su tío Alonso.

                         Mane le regaló a su hermana Conchi, y yo a Mane.



     Acompañando el regalo le adjunté un poema, para reírnos un rato, entre turrones y copitas: "Versos para un mulo", en alusión a la foto de perfil que identifica a mi marido en facebook.


                                               Versos para un mulo
Este regalito es una indirecta,
que espero que capte un tozudo mulo.
Le compré un chándal para caminar,
guardado lo tiene con mucho disimulo.
Hoy lo complemento con este polar,
por si fuera el frío lo que le disuade,
se lo ponga encima, comience a sudar,
como un trotamundos se eche a andar,
y nada ni nadie lo pare.
Y al volver a casa, bien ejercitado,
se duche, se peine, todo reventado,
se ponga el pijama y estas zapatillas,
que son las mejores para pies cansados.
Ahora no hay excusas, no seas remolón,
sal a dar paseos, pedazo de bribón,
que baje esa barriga de buen comilón,
y vuelva tu fama de súper ligón.
De ésta no te escapas de ponerte en forma,
no seas perezoso, sacrifícate,
te esperan piropos y rojas alfombras,
y un harén nutrido de mujeres bellas,
comiendo en tu mano,
besando tus pies.
                                                                                     Tu personal training.


Un año más sintiendo el cariño y la cercanía de los miembros de esta gran familia.

                Y empezando la cuenta atrás para el amigo invisible de 2.013.

                          ¡NOS VEMOS!



miércoles, 26 de diciembre de 2012

Dos buenas razones





     No me llamo Alicia, ni soy ingeniera, ni tengo 31 años, ni soy de Valencia. Y , como consecuencia, no puedo presumir de tener más de dos millones de visitantes en mi blog en el tiempo récord de dos meses, porque mis razones son otras...

   
     Si es que no hay color. Esta chica cuelga una foto de sus pechos cada día, sin repetir pose ni modelito. Eso es competencia desleal, leñe. Y ahora va, y publica un calendario que está revolucionando al personal. Debe ser que está en paro y quiere rentabilizar sus atributos, por cierto, muy bien puestos. 


               Hija, pues, "a quien Dios se lo dé, San Pedro se lo bendiga".

  
                     Ea, ya te he dado otro empujoncito publicitando tu blog.

                                      Que te vaya bonito, bo-ni-ta...

domingo, 23 de diciembre de 2012

Se acabó lo que se daba



     El mundo no se ha acabado, a pesar de tanto agorero. Sí ha terminado el decimotercer Baktún de la cuenta larga del calendario maya, como las clases en los colegios, el otoño, la semana, y en pocos días el mes de diciembre y el maldito año 2.012. 


     También podemos dar por finalizado el consumismo enfervorecido que nos poseía años atrás, porque en la actualidad también se nos acaban antes los euros, así como la paciencia de los pacenses en los atascos en algunas calles, provocados por obras convenientes pero inoportunas. 


     Se les acabó el tiempo a las víctimas de la escuela de Connecticut, porque a su verdugo se le oscureció la cordura, y a los que pasaron voluntariamente a mejor vida, con tal de no sufrir la humillación de un desahucio. Se terminó la extra de Navidad, lo mismo que la calidad de vida para muchos trabajadores, que empiezan a creer que los tiempos pasados fueron un espejismo. 


     Y no quiero finalizar esta carta sin felicitar las fiestas a las personas de bien y animarlas a vivir con ilusión la nueva era, porque está claro que, definitivamente, se acabó lo que se daba. 





                              ¡Au revoir!
    


viernes, 21 de diciembre de 2012

Que tengamos salud

     
     Mañana es el gran día para muchos españoles. Lástima que hoy ni siquiera se lo barruntan. Andan todos con la mosca detrás de la oreja por culpa de los mayas. Esos tampoco se imaginaron, ni por asomo, el revuelo que se iba a montar con sus profecías, erróneamente apocalípticas. Mañana el bombo, no el de Manolo ni el de ninguna preñada, el del sorteo de lotería nacional, apuntará al destino de unos cuantos, que tendrán que lavarse la cabeza después de salpicársela con el champán de la celebración del premio. 

     
     Pero, como dicen los viejos, o sea, gente de mi edad, por lo menos que tengamos salud. Como el año pasado, os hago una sugerencia de menú para Navidad, a sabiendas que los hay más tradicionales, que no salen del "sota, caballo y rey". Con cariño, para los amantes de la "nouvelle cuisine".




                                                 MENÚ DE NAVIDAD.


He confeccionado un menú de Navidad, compatible con todo tipo de dietas, que os detallo a continuación.

v  Como entrantes: unos rulos de oración sincera; tapitas variadas de ilusión rebosante y emoción contenida; calentitos esponjosos de cordialidad y agradecimiento.
v  Como platos fuertes: salpicón de alegría al gusto; caricias de bienmesabe, regadas con blanco afrutado de Villa Ancico; y soufflé de pasión al horno con una pizca de chiste a la pimienta, acompañado de un tinto joven  de Pandereta.
v  Como postres: buñuelos tiernos de abrazos frescos, con espuma de sonrisas esperanzadas; turrón de besos sinceros y mazapán de fraternidad.
v  Para brindar: una copa de cava de solidaridad y un chupito de amor eterno.

Este menú es hipocalórico, apto para cualquier edad, apropiado para combatir el colesterol y la obesidad, y probadamente antidepresivo.


             ¡FELICES FIESTAS A TODOS ¡


               Y que la suerte os acompañe...


jueves, 20 de diciembre de 2012

Como una pera

     
     La sala de espera estaba llena de mujeres, pero la estampa recordaba una manada de corderos a las puertas del matadero.
     Yo no soy aprensiva, y me mantuve callada los primeros minutos, pero con las antenas puestas. Los flecos de las conversaciones entre algunas de ellas no eran muy alentadores.

     -"Estoy zurrada. Me han llamado a casa por teléfono para que venga a hacerme una ecografía. Me hice la mamografía el mes pasado, pero como tengo tan poco pecho, no lo verán muy claro. Mal asunto. ¡Qué poco me gusta este sitio...!"

     
     Esta mujer estaba en las mismas circunstancias que yo. La mamografía no había sido concluyente, por lo que hay que completar la revisión escudriñando la mama con el ecógrafo.

     -"A mí me detectaron el cáncer estando embarazada de cuatro meses, y no esperaron para operarme y darme la quimio. Ya hace ocho años."
     -"Pues yo ya estoy operada de un pecho, y ahora me tienen que quitar el otro..."

     
     El panorama no invitaba al optimismo precisamente. Cuando el destino te señala con la varita mágica del cáncer, solo te queda salir corriendo al frente, pero no todas las personas sortean las dificultades con la misma entereza. Las hay que se niegan a saltar los obstáculos, otras se caen una y otra vez en el intento, y otras, sencillamente, no consiguen alcanzar la meta a pesar de los esfuerzos.

     
     Una nunca sabe cómo va a reaccionar llegado el caso, lo cierto es que cuando miro a los ojos esa posibilidad de estar enferma, lo primero que me viene a la mente es la negación, y seguidamente una predisposición firme a la lucha sin cuartel para ganarle la batalla al enemigo.

     
     Pasaron largos minutos inmersa en una atmósfera densa e irrespirable, rota tan solo cuando el ATS hizo su aparición en escena, con la lista de pacientes, nombrando a las presentes para establecer los turnos.
     Una vez dentro de la consulta, sumida en una casi absoluta oscuridad, me indican que me desnude de cintura para arriba detrás de un biombo, para tumbarme después en la camilla que está junto a la pared, colocando las manos bajo la nuca.

    
      Tras una ojeada minuciosa al techo de la estancia tenebrosa, la doctora se sienta a mi lado, frente al monitor, me unta un gel muy frío sobre un pecho, que me lo encoge todo, y procede al examen. En voz muy baja, casi un susurro, la oigo comentar a su ayudante: "nada, todo normal...", mientras me va estrujando la mama con el detector, milímetro a milímetro, deslizándolo ágilmente sobre el lubricante con el que antes me ha embadurnado.

     
     Repetición de la jugada con el otro pecho. Parece que se para para observar más detenidamente en un punto concreto, y la oigo decir: "sí, aquí está..., tres milímetros, pero no es nada... Puede usted vestirse. No es necesaria revisión, tiene un pequeño quiste que irá desapareciendo poco a poco, quédese tranquila..."


     
     Y una brisa suave te recorre el cuerpo, y reanudas la respiración contenida, y te incorporas con ganas de bailar una jota y de cantar una rumba, o incluso de plantarle dos besos a estos sanitarios que parecen haber hecho la firme promesa de no sonreír en horas de trabajo.




     Otro minuto de inflexión en mi vida, que ha gozado el privilegio de poder cambiar el rumbo de mi destino, y afortunadamente no lo ha hecho.

                                  CLIC





lunes, 17 de diciembre de 2012

La pelota en el tejado

     
     Este viernes pasado nos hemos reunido los profesores de las Josefinas, para dar un merecido homenaje a dos de nuestras religiosas: la Madre Aurioles y la Madre Antonia. Nos fuimos a comer después de una emotiva Eucaristía en la capilla de nuestro colegio, oficiada por Juan Pablo, nuestro capellán actual, y por Pedro Alberto, el antiguo, ahora destinado en una parroquia de Jerez de los Caballeros.

     
     Aurioles, cuyo apellido contiene las cinco vocales, ha sido la Directora General en los últimos años. Ahora el cargo lo ostenta una profesora seglar, Raquel, que lleva varios años preparándose para coger el relevo.   
     Ya en el 1.999, celebrando el 75 aniversario de la fundación del Colegio Sagrada Familia en Badajoz, Aurioles hizo las siguientes declaraciones: "el futuro de la enseñanza católica está en manos de los laicos. Hay que preparar seglares para darles cargos de responsabilidad. Las religiosas solas no pueden sostener los colegios. En este sentido la Federación de Religiosos (FERE) va dando pasos importantes". 
    La Madre Antonia Brandón fue directora en la década de los 90, después pasó unos años destinada en otras ciudades, y volvió a Badajoz como Coordinadora de Pastoral, donde ha ejercido hasta el curso pasado.
  
      El viernes las emociones de toda la comunidad josefina estuvieron a flor de piel. Hubo palabras cariñosas, simbología, regalos, un entrañable power point  con fotos memorables de las dos, y un poco de poesía.



       SONETO Y OTROS VERSOS


Aurioles deja ya la Dirección,
Madre Antonia su función en Pastoral.
Os dedico estas palabras de juglar,
prueba de mi gratitud y admiración.

Religiosas de profunda vocación,
de muy recta trayectoria personal,
de probada validez profesional,
de constancia y afán de superación.

Juntas sois el eslabón de la cadena
que sujeta los designios del colegio.
Vuestra marcha nos produce mucha pena,

pero quedan vuestros preciados consejos:
Trabajo, mucho Amor, una Fe ciega,
y una LUZ que nos alumbra desde lejos.


Y ahora que no escucha nadie, recuerdo aquel
chinchorreo, procedente de Alicante:
“la M. Aurioles es una monjita muy buena, pero
dicen que es temible si se le hincha la vena…”
No llega la sangre al río, no se enfada con frecuencia,
tiene un corazón de oro y muchísima paciencia.

De Antonia Brandón se dice que tiene buena memoria.
Hace años la tuvimos como nuestra directora,
y su buen rollo con todos forma parte de la historia.
Este sentido homenaje por tu labor meritoria,
guárdalo en tu disco duro, y lo aireas cada día
para que te sepa a gloria.

Solo me queda deciros
que os quiero sinceramente,
y creo que estaréis conmigo
que ambas son muy buena gente.

                                                                                      Maribel Núñez Arcos, 14/12/12 

     Ahora la pelota está en nuestro tejado, el de los profesores seglares. Ellas nos han marcado el camino, pero los pasos tenemos que darlos por nosotros mismos a partir de este curso. Aunque estoy segura que estarán cerca para evitar tropezones. Así que, Raquel y Rosi, tranquilas: habéis tenido buenas maestras, y ahora gozáis de ángeles de la guarda a jornada completa.

     
 ¡Os deseo lo mejor a las nuevas jubiladas y os auguro lo mejor a las nuevas directoras!