Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

sábado, 29 de junio de 2019

Declaración de paz


Necesitaba escucharme. Los ruidos del día a día no permitían que entendiera lo que me susurraban mis pensamientos. Demasiadas palabras vanas, demasiadas palabras malintencionadas, demasiadas palabras insustanciales inundando mis momentos. Y, mientras tanto, mis propias confidencias en lista de espera.
Hoy doy cita a mis emociones, convoco a mis sentimientos, acojo todos esos recuerdos que se encontraban agazapados detrás del molesto ruido de la rutina.
Hoy declaro la paz en mi interior, después de la cruenta batalla librada en los últimos meses.
Solo me faltaba tu abrazo frío y azul, pero acabo de bautizarme entre tus olas indesmayables, acabo de comulgar con espuma de yodo y sal.
Tuya soy, me rindo a tus encantos sin remisión, como cada verano.



viernes, 28 de junio de 2019

Reunión primos Gómez Lavado

No conozco otro caso de 23 primos hermanos más unidos que los Gómez Lavado. Hijos de Bartolomé (+), Catalina, Emilia (+), Felisa y Manola (+). 




Ellos son: Leonardo (+), Mane, Conchi, Paci, David; Manolo, Amparo, Maguy, Marisol, Ana, Toño; Enrique, Luis, Julio, Javier; Gonzalo, Luis, Clara, Alicia; Cristina, Miguel Ángel, Nacho y Carlos. A los cónyuges de cada uno no los voy a enumerar, ni a los hijos, ni a los nietos, que la familia no para de crecer.





Nos reunimos en casa de Paci y Alonso, y no pudieron ir todos, pero llegamos casi a 40. Los más lejanos vinieron de Zaragoza, de Madrid y de Valencia, en un maratoniano esfuerzo por conciliar el viaje con las obligaciones laborales y familiares.




Un día entero para contarnos y ponernos al día, comiendo y bebiendo, remojándonos, bailando...







Mane y yo llegamos a casa a las 5 de la madrugada, pero muchos se quedaron a dormir en casa de Paci. La tertulia nocturna en el porche fue una delicia, no veíamos el momento de terminar la reunión.







A pesar de la dificultad para que asistan la mayoría de primos a la próxima convocatoria, ya se está gestando la iniciativa. Lo disfrutamos. Gracias, Paci, porque no solo pones tu casa a disposición de todos, sino por tu tiempo y tu entusiasmo para conseguir hacer realidad estos encuentros. Eres única.


 
 


miércoles, 26 de junio de 2019

Feria de día en el COAATBA


La feria de S. Juan es una ocasión especial y oportuna para convocar a los colegiados en su sede, con el objetivo de pasar unas horas agradables, con personas afines, en un entorno insuperable.

Buen jamón y bien cortado por un profesional de reconocido prestigio, servido por un camarero con voluntad de agradar.





Conversación, buen vino y algo de picoteo antes de un exquisito arroz con carne y boletus. Música envolvente de fondo.




El buen humor también se coló entre los invitados, prueba de ello es el reportaje que captó nuestro amigo Peris.




Y entre foto y foto, unos arrumacos...


Por la noche seguíamos con ganas de estar juntos, y aprovechando que no faltaban viandas ni bebidas y que el Pisuerga pasa por Valladolid, nos animamos a echar unos bailes.


 
Y nos dieron las nueve y las diez, las once, la una, las dos y las tres... (como cantaría Sabina). Fue bonito mientras duró.
 




                    ¡Hasta la feria que viene!

martes, 25 de junio de 2019

¡Y este cuento se acabó...!



Hemos terminado el curso 2018/2019 el pasado viernes 21 de junio, festividad de San Luis Gonzaga, coincidiendo con el comienzo de nuestra esperada feria de S. Juan.




Como viene siendo costumbre, a mediados de semana, (ya sin controles ni materia nueva que impartir), nos concentramos en el patio a primerísima hora -esquivando los calores propios de esta época, que este año se han retrasado unos días para regocijo de alumnos y docentes-, para asistir a la exhibición de coreografías grupales de 3º, 4º, 5º y 6º de primaria.



Estas composiciones de grupo forman parte de las actividades de Educación Física en el tercer trimestre, valederas para evaluar una serie de estándares de aprendizaje.




Las planifican y ensayan en cada grupo, siguiendo las instrucciones de una rúbrica que recoje todos los aspectos en los que baso mis puntuaciones, como número de miembros, sincronización, ritmo, originalidad, trabajo en equipo, esfuerzo, puesta en escena, solidaridad con todos los alumnos de la clase, etc...



Para que el espectáculo no se alargue excesivamente, solo actúan aquellos equipos de cada curso con mayor calidad de movimientos o una vistosidad especial, requisito que para los más artistas supone una motivación extra.


Cada grupo trae su música en un pen compatible con el equipo de megafonía, que previamente y con aviso tiene instalado Jose en el patio.


Actuaron primero los más pequeños, de tercero, y acabaron los de sexto, ante un público atento, desde Infantil hasta toda la Primaria, acompañados de sus tutores.


En esta ocasión han proliferado las músicas latinas, tan de moda, que ocupan los primeros puestos en Youtube o Spotify, y suenan machaconamente en todas partes. Otros años algún grupo se atrevió a montar una coreografía sobre un tema más antiguo, o basada en un musical clásico, pero no en esta gala.




La participación femenina en la gala fue mayor, pero hubo grupos masculinos sorprendentes.



Ha comenzado la cuenta atrás para celebrar este evento el curso próximo. Todos son conocedores de esta tradición en el colegio, y los más precavidos comienzan desde el primer trimestre a seleccionar músicas y a ensayar algunos pasos, sobre todo los mayores.



No todo van a ser números, letras, ciencias, historia, geografía o idiomas. Hay que cultivar también el cuerpo, el espíritu, la sensibilidad musical y las relaciones personales.


Todo suma para formar a las personitas que tenemos como alumnos, porque ellos son nuestra esperanza de futuro.



Con música todo es más agradable, y la expresión corporal es un buen cauce para liberar tensiones y conectar con los demás.


      ¡Nos vemos de nuevo en este blog dentro de doce meses!

 

lunes, 24 de junio de 2019

A lomos del medio siglo

Nadie como Edu para organizar un evento como el que celebramos con ella hace unos días. No le hacen falta castañuelas para bailar, y llegar a los 50 años en plenitud de facultades merece ser festejado. Y bien que lo disfrutamos: ella, su familia, sus amigos y sus compañeros de trabajo.






Un sitio maravilloso, gente con ganas de divertirse y compartir buenos momentos, buena comida y buena bebida, buena música, y un día espléndido. No se puede pedir más.









Las emociones fueron protagonistas durante todo el día, y afloraron sin complejos.



A las puertas del verano,
en vísperas de San Juan,
un especial cumpleaños
entre fragancias de junio
venimos a festejar.

Edu nos ha convocado,
a lomos del medio siglo,
a compañeros, amigos,
familiares y allegados.

Alcanzada cierta edad
esta es la filosofía:
hay que vivir día a día
buscando felicidad.

Y en esas estamos hoy,
nos emplearemos a fondo:
comeremos, bailaremos,
cantaremos cante “jondo”,
nos bañaremos contentos
y hablaremos bajo un toldo.

Con el pasar de los años
esta fecha guardarás
entre tus días felices,
que a tus nietos narrarás
comiéndote unas perdices.

Entre estándares malditos,
que son mi gran pesadilla,
voy escribiendo el poema
–que va llegando a su fin-
deseándote de veras
que seas muy, muy feliz.

Los presentes te queremos,
como tú no hay otra igual.
Cumples ya la cincuentena,
y que cumplas muchos más.

Hoy suéltate la melena,
disfrutemos la verbena,
que mañana Dios dirá…



Día para enmarcar. Te deseo lo mejor, este año que estrenas y los siguientes.