Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

jueves, 10 de enero de 2019

Detener el tiempo




Llegaste
pisando fuerte
sobre una alfombra de luces insultantes,
y me retaste a tatuarte en mi ceguera,
para inundar de colores mis días más grises.
Te abracé
como a un hijo,
hundiéndote en mis pechos moribundos,
cubriéndome con la explosión de emociones
que embargaba mis sentidos.
Quise
detener el tiempo,
condensarlo en un suspiro,
esculpir mil rubores sobre mis mejillas,
escribir versos en las palmas de mis manos,
rezar la plegaria de la paz en el viento,
con los párpados cerrados,
bailar en la línea del horizonte
mientras las olas mecían mi cabello.
Huiste
con prisa,
dejando un rastro de cálido abrazo
en una página de mi memoria,
deslizando tu destello
por la cintura de la noche
tras una cortina de estrellas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario