Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

martes, 9 de febrero de 2016

Bizcocho de calabaza





Me regaló un amigo de Enrique una calabaza de grandes dimensiones, con la que he hecho varias cremas, la he incorporado a guisos, a pistos de verduras (con huevitos de codorniz por encima, una delicia, otro día le dedico un post), y hoy le ha tocado a otro bizcocho. Ha salido jugoso y exquisito.




Esos que se ven en la foto son los ingredientes: 


  1. 250 gr calabaza
  2. 250 gr azúcar
  3. 3 huevos
  4. 70 ml aceite de oliva virgen extra. El mejor el de mi pueblo: Santa Marta de los Barros (Badajoz) Hay que hacer patria, ¿no...?
  5. 200 gr harina para bizcochos
  6. Mantequilla para el molde
  7. Levadura 



Se limpia y corta la calabaza en tacos y se cuece al vapor hasta que esté blanda, se retira y se machaca con un tenedor.  Reservar.







En un bol batir los huevos, añadir el azúcar y seguir batiendo, después el aceite y batir, la calabaza mezclando bien la masa, a continuación añadir harina junto con la levadura, tamizándola, hasta conseguir una mezcla lo más homogénea posible.
 

Untar el molde con mantequilla y verter en él la masa. Horno precalentado previamente a 170º unos 10 minutos, cocer el bizcocho unos 25 minutos, aunque es cuestión de ir mirando, cada cual conoce su horno.





 Introducir un pincho, y si sale limpio ya está cocido. Retirar, dejar enfriar y desmoldar.




                               ¡Et, voilá!

Y aprovechando el calor del horno, y que el Pisuerga pasa por Valladolid, he hecho otra estrella de  hojaldre, que en mi casa, con mis cuatro hombres, dura como el cantar de un gitano, que se suele decir... Así tienen para elegir.

 
                                ¡Au revoir!


No hay comentarios:

Publicar un comentario