Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

martes, 23 de febrero de 2016

Adopta un batracio



La chulapa más popular reconoció, al dimitir de su cargo gracias a su encomiable responsabilidad política, que solo dos de sus “elegidos” le salieron rana, y a mí no me salen las cuentas. Todo es según el color del cristal con que se mira. 
El último revés de la lideresa está siendo investigado por la trama Púnica, se le conoce como Bartolo y ha sido su mano derecha hasta su retirada. 
Se han acumulado en las estancadas aguas del panorama político tal cantidad de ranas, desahuciadas y abandonadas a su suerte, cuando no apresadas en contra de su voluntad, que va a ser necesario crear una asociación en beneficio de estos anfibios anuros, bajo el logo: “ADOPTA UN BATRACIO”, no sea que sufran peligro de extinción. Qué más quisiera el presidente en funciones.


1 comentario:

  1. Publicado en "Cartas al Director" del diario HOY el jueves 25 de febrero de 2016.

    ResponderEliminar