Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

sábado, 20 de agosto de 2016

La pelota en el tejado



De Rivera podría decirse que ha dado un pequeño paso para conseguir gobierno –no en funciones, sino que funcione- pero un gran paso para que la esperanza, ese pariente lejano, nos haga una visita. A ser posible, antes de vernos en la vergüenza –o en la desvergüenza, según se mire- de volver a desempolvar las urnas tocando la zambomba y con la boca llena de polvorones. Mientras unos juegan a capturar algún Pokémon y otros a escalar posiciones de poder, erre que erre sin desaliento, los menos privilegiados jugamos a ganarnos la vida como podemos o como nos dejan, con minúsculos presupuestos, con los que hemos aprendido a hacer magia potagia. Son ya muchos compatriotas los que se identifican con una de las famosas citas de Marx, Groucho para los amigos, aquella que reza: “Trabajando, he conseguido ascender desde la nada hasta la pobreza más extrema”. Rajoy es optimista con respecto a la buena marcha de las negociaciones con el líder de Ciudadanos, y afirma estar de acuerdo en los grandes objetivos: formar gobierno, que no se repitan las ya manidas elecciones y consolidar la recuperación económica. La pelota está en el tejado de nuestros políticos; esperemos que esta vez estén a la altura, consigan recuperarla o que se vayan al banquillo para siempre. 



1 comentario:

  1. Publicado en "Cartas al Director" del diario HOY el martes 23 de agosto de 2016.

    ResponderEliminar