Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

jueves, 29 de noviembre de 2012

El arte de estornudar


     Llega sin previo aviso, currículum en mano, presentando sus respetos uno a uno, siempre por las mismas fechas. Cuando quieres darte cuenta, se ha instalado en tu nariz y administra tus fluidos a su antojo. Unas lágrimas por aquí, un moquillo por allá, con banda sonora incluida, amén de estruendosa. Es el temido e inevitable resfriado de temporada. El de los rojos ojillos, el de ojeras pronunciadas, el del acento gangoso y nariz de tomatillo. 


     Arrastra bajo su influjo los estornudos y toses, esos molestos invitados que hacen su aparición en escena pisando la voluntad en el cuello, arrastrando incautas partículas allí por donde pasan, como una bomba detonada a distancia por un mercenario. 


     En esta última aparición en escena, estoy aprendiendo a dosificar tiempos e intensidades, lo que me abre infinitas posibilidades de variaciones sobre el mismo tema. Cuando el tsunami del estornudo viene con ecos, modulo su ritmo, sus graves y agudos, su estribillo y su potencia. 


     Nunca creí que podría hacer arte con un instrumento tan escatológico como ridículo, tan imprevisible como inoportuno, tan ruidoso como sorpresivo. Declarado oficialmente persona non grata en la república independiente de mi casa, he sacado la artillería pesada para deshacerme de él en tiempo récord. Para empezar, lo voy a fustigar con el látigo de mi indiferencia, para acabar de rematarlo envenenándolo con paracetamol. 


                          Tú no sabes quién soy yo, chavalote. 

                             ¡Achísss...!




1 comentario:

  1. ¡¡¡CUANDO LLEGA... LLEGÓ!!!
    ...
    A veces pasa casi sin darnos cuenta, pero otras... ni paracetamol... ni "na de na".
    Como todo, esto tiene su tiempo y hasta que no pasan los tres días no hay nada que hacer.

    Y... puestas a decir...
    ¿¿¿qué me dices de los "peques" que te vienen y te "estrumpen" encima...???
    Ajjj!!!

    Saluditooooos desde EL TERRAO

    ResponderEliminar