Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Me lo pido



Reposa en su lecho de muerte el olímpico 2016, que tantos titulares ha engullido para engordar las hemerotecas. A mitad del calendario el Brexit nos explotó en las narices, y en su irreversible agonía ha hecho su aparición, carcajeándose de las encuestas, el impredecible Trump, que tendrá un papel estelar en el año que llama a nuestra puerta. 






España se ha pasado en vilo muchos meses: la inseguridad, la incertidumbre y el hastío hicieron mella en los ciudadanos. Hemos asistido a espectáculos dantescos e indeseables en Bruselas, en Niza y en Berlín, que nos han llenado de consternación y de impotencia ante la barbarie que a todos nos vuelve tan vulnerables. 



Ocupó el banquillo Mas y salió al campo Puigdemont, y en este partido por la independencia no se vislumbra el resultado. Se fue Rita, envuelta en un sudario de corrupción, pero también se apearon en marcha Fidel, Cruyff, Miguel de la Cuadra, Darío Fo, Bowie, Prince, George Michael, Leonard Cohen, la princesa Leia… Y tantas y tantas anónimas e inocentes víctimas de la guerra de Siria, tan dura como inhumana e incomprensible. 




Me pido para el año nuevo la valentía para denunciar las injusticias. Me pido la humildad para pedir perdón por mi frecuente indiferencia. Me pido unas gafas para discernir con claridad a los vendedores de humo. Me pido perseverancia y constancia en mis esfuerzos para atender todos los frentes que se me presenten los próximos doce meses.

          
           Me lo pido, me lo pido, me lo pido…

1 comentario:

  1. Publicado en "Cartas al Director" del diario HOY el sábado 31 de diciembre de 2016.

    ResponderEliminar