Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

viernes, 2 de octubre de 2015

Chocolate anti depresión


A veces elogiamos a personas que viven lejos y son ajenas a nuestro diario transcurrir por este valle de lágrimas, y somos incapaces, sin embargo, de reconocer el talento y la valía de los que comparten nuestro mismo cielo y patean el asfalto de las calles que transitamos rutinariamente. Marta tiene 19 años y es de Badajoz. Estudió desde pequeña en las Josefinas, y siempre destacó por su curiosidad, por su afán de aprender y por su tesón para lograr sus objetivos. Su excelente expediente al terminar el bachillerato le permitió matricularse en la University College de Londres, para iniciar sus estudios de Biotecnología, que ella eligió entre cinco prestigiosas universidades londinenses que le abrieron sus puertas, tras valorar sus méritos académicos y pasar unas exhaustivas entrevistas. Desde el primer curso se pusieron de relieve su ilusión y sus ganas de trabajar desde el laboratorio para mejorar el mundo. En este primer año de carrera fue seleccionada para formar parte de un equipo de investigación de nueve miembros, tres de los cuales son españoles. Su trabajo fue elegido para representar a su universidad en Boston, en una competición internacional de ingeniería genética, conocida como iGEM, la fundación científica más importante del mundo en este campo. Su equipo ha conseguido introducir probióticos modificados genéticamente (bacterias beneficiosas para la salud) en una matriz de chocolate, con el objetivo de combatir el estrés, la depresión y la ansiedad. 



Entre más de 4600 participantes, en 280 equipos, se han proclamado Medalla de Oro, Premio al Mejor Proyecto Empresarial y Finalistas en la “Mejor parte biológica compuesta”, en el MIT de Boston. El equipo está gestionando la obtención de la patente de sus hallazgos, y desea consolidar los resultados, comercializar el producto y continuar sus estudios en el campo de la neurobiología. Que se nos llene la boca de orgullo cuando pronunciemos el nombre de nuestra ilustre extremeña: Marta de Lebrusant Fernández.




2 comentarios:

  1. Publicado en 'Cartas al Director' del diario HOY el sábado 3 de octubre de 2015.

    ResponderEliminar
  2. Me da mucha alegría saber sobre ella. Espero que muchos más extremeños y españoles en general sigan sus pasos.

    Besazos

    ResponderEliminar