Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

viernes, 29 de marzo de 2013

Cadena 100 en concierto.


El pasado sábado estuve en el concierto de Cadena 100, que se celebró en el Palacio de los Deportes de Madrid. Salió un autobús desde la puerta del colegio, lleno de alumnos, antiguos alumnos, componentes del Coro, miembros del PAS, y algunos profesores, entre los que nos encontrábamos Santi y yo. 

En primer lugar, paramos en Xanadú, donde estuvimos de compras y comiendo, ya que las persistentes lluvias desaconsejaban el turismo urbano en la capital.


El concierto comenzó a las 8 de la tarde, pero accedimos al recinto a las 6, hora en la que abrieron las puertas, para ubicarnos sin prisas ni agobios en nuestros asientos.


Pude hacerme una foto en la moto de Dani Pedrosa, nada más entrar en el Palacio. Allí montamos una pequeña revolución, dado lo nutrido de nuestro grupo, todos queriendo inmortalizar el momento.


     Posamos en un photocool por grupos, como las personas importantes, jejeje...

Disponíamos al lado de nuestros asientos de una pequeña plataforma, entre un tramo y otro de las empinadas escalinatas, que nos sirvió de pista de baile mientras actuaban los artistas y supuso un divertido desahogo durante las seis horas que allí estuvimos. Brinqué como una adolescente al ritmo de los temas de Macaco, Melendi, Pablo Alborán o mi adorado Miguel Bosé, que levantó de sus asientos a miles de asistentes enfervorizados.


Me lo pasé de maravilla. Liberé, mejor aún, desparramé las tensiones acumuladas durante la grabación del lipdub que el colegio nos encargó a Santi y a mí, y que nos había tenido ocupados y absorbidos durante las tres últimas semanas del segundo trimestre.


Fue un buen comienzo de vacaciones de Semana Santa, aunque nos mantuvimos "rodando" por esos mundos de Dios casi 24 horas, entre el madrugón de la ida y la vuelta inmediata tras la terminación del concierto. Pero como estoy hecha una moza, la recuperación fue milagrosamente rápida y sin contratiempos dignos de mención...


     Si es que da gusto estar con algunas personas, si puedo repito el año que viene...  ¡Bye!









No hay comentarios:

Publicar un comentario