Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

domingo, 13 de enero de 2013

Ni putas ni sumisas


     Ese es el nombre de un movimiento feminista francés, que se creó como respuesta a la violencia padecida por algunas mujeres en suburbios de  algunas ciudades (París, Lyon, Toulouse), además de ser el título del libro de Fadela Amara, una de las fundadoras. 


     Lástima que en India no exista un grupo similar que reivindique el respeto a la mujer, y pudiese frenar con su denuncia ante la opinión pública la oleada de barbarie que estos últimos días ha ocupado los titulares de prensa. La última víctima, una mujer india de 29 años, que fue secuestrada por el conductor del autobús en el que viajaba, y a la que violaron él y cinco hombres más, durante toda la noche del viernes pasado.


    No soy partidaria de feminismos encorsetados, y  creo que no existirían si hombre y mujer fueran considerados por igual, por encima de sus maravillosas diferencias. Afortunadamente, aunque históricamente el hombre siempre ha llevado ventaja, la mujer ha acortado las distancias, pero no de manera uniforme en el mundo entero. Soy mujer, y rechazo con firmeza intolerancia, prejuicios y abusos. 


     Comparto la frase de Michelle Bachelet: "La igualdad de género tiene que ser una realidad vivida". Aún queda camino para conseguir esa meta plenamente. 



                                                       CLIC

1 comentario:

  1. Publicado en "Cartas al director" del diario HOY el martes 15 de enero de 2.013.

    ResponderEliminar