Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Siempre queda la ironía




     Nuestra vecina Portugal no enviará representación al próximo eurofestival de la canción, por las restricciones presupuestarias a causa de la persistente crisis. 


     Extremadura, si fuera un país como Cataluña, bien podría permitirse ocupar esa plaza libre, sufragando sus gastos en tan imprescindible evento, ahora que en nuestros tejados han llovido del cielo 240 millones de euros, que también servirán para hacer renacer el espíritu de la Navidad en los deprimidos funcionarios, los dependientes, los desempleados y los autónomos. 

     
     Eso, si no se cumple el refrán de “qué poco dura la alegría en la casa del pobre”, ya que mini Soraya amenaza con recurrir al Constitucional, por si el que no es un “barón rojo” ni un “verso suelto del PP” hubiese incumplido la legislación básica. 


     Y es que, mira si está malita la cosa, que hasta la Preysler se ajusta el cinturón, que ya no le llega ni para bombones. 


     A los añorados payasos de la tele no habrá nadie que les responda: ¡bien!, porque las deudas nos ahogan el buen humor. 


     Pero alecciona la Trujillo en twitter que “el que tenga deudas, que las pague”.   


                    O que estudie la ESO, que a nadie le amarga un dulce.


1 comentario:

  1. Publicada en "Cartas al Director" del periódico HOY, el domingo 25 de noviembre de 2.012

    ResponderEliminar