Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

jueves, 25 de mayo de 2017

LVII



Tormenta de mayo

Me he desprendido de mi viejo vestido

para estrenar emociones nuevas.

Esta tormenta de mayo que ha despeinado mis canas,

me ha soplado su viento fresco en la cara.

Huele a tierra mojada en mi corazón maduro,

y los relámpagos iluminan este miércoles ceniciento.

A lo lejos se oyen truenos de esperanza,

mientras saboreo los besos que me regalas,

envueltos en papel de ilusiones restauradas.

Abrazo con devoción esta tormenta de mayo

que baila descalza con mis recuerdos,

marcando el paso a ritmo de bienvenida.







1 comentario:

  1. Guapísima y precioso poema. Y tu mamá, estupenda.

    ResponderEliminar