Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

miércoles, 18 de febrero de 2015

¿Dónde estará el sumario, dónde estará el sumario…?



El sumario sobre el borrado de los discos duros de los ordenadores que Bárcenas guardaba en la sede del PP está más perdido que el carro de Manolo Escobar. 



La titular del Juzgado de Instrucción nº 32 de Madrid, Mª Esperanza Collazos, ha decidido pedir ayuda a las partes para poder recomponer los autos. 



Reunir la información que se ha esfumado va a requerir los servicios del inspector Gadged, James Bond 007, Sherlock Holmes y el Dr. Watson, trabajando en equipo para el juez Ruz. 


Imagino que le oigo entonar: “donde quiera que esté, el sumario es mío, porque yo del PP ya no me fío, si lo vuelvo a encontrar, vendrá conmigo, lo leeré con amor, desharé el lío…” Mira que son descuidados estos funcionarios de justicia con las carpetas que les mandan archivar, porque la culpa es suya, ¿no…? 


No es la primera vez que nos llegan noticias de misteriosas desapariciones relacionadas con papeles del PP.  Ya en 2013 el juez Ruz reclamó documentos que habían sido destruidos en Génova 13, no por encubrimiento, según ellos, sino por protocolo, como los mails de Lapuerta y Páez, borrados de sus servidores informáticos, dos discos duros de Bárcenas, sus agendas, el libro de visitas del edificio y las grabaciones de seguridad. 



Y ahora, para poner la guinda al pastel, desaparece el sumario referente a todo esto. La historia interminable, o mejor, la historia lamentable.


1 comentario:

  1. Publicado en "Cartas al Director" del diario HOY el viernes 20 de febrero de 2015.

    ResponderEliminar